Ley de lesiones personales 101: Introducción a la negligencia en accidentes automovilísticos

Los accidentes ocurren cuando usted menos los espera. Si usted ha sido lesionado a causa de un accidente, como en el Beltway, por ejemplo, el acceso a un recurso legal dependerá de su capacidad para demostrar cómo ocurrió el accidente y quién fue el responsable. Los casos de accidente de automóviles, como la mayoría de casos de lesiones personales, giran en torno al tema de la negligencia. En términos legales básicos, usted y cualquier otro conductor debe tomar “previsiones razonables” para evitar causar daño a otros. Cuando alguien no actúa de esta manera, puede ser considerado responsable de lesiones, enfermedad, o en casos extremos, la muerte de otra persona.

La mayoría de los accidentes automovilísticos dependen de un enfoque hacia el sentido común y el concepto de negligencia. Primero debe probar que se lesionó como resultado del accidente, o que una lesión o incapacidad existente se agravó a causa del accidente. Luego, debe demostrar que las acciones negligentes de la otra parte, crearon las condiciones que causaron el accidente.

¿Quién tiene la culpa del accidente?

  • Si las acciones de otro conductor causaron su lesión (por ejemplo, se cambió a su carril y golpeó su vehículo porque estaban utilizando el teléfono mientras conducía) esa persona es responsable legalmente.
  • Si su negligencia fue la razón principal del accidente, o si la participación del demandado no ha sido la causa del accidente (en otras palabras, tuvo poco o nada que ver en la causa del accidente), usted no podrá reclamar una indemnización a la otra parte.
  • Si el accidente ocurrió en propiedad privada y el propietario sabía sobre la condición peligrosa que causó el accidente y no hizo nada para corregirla, el dueño de la propiedad puede ser responsable por sus lesiones. Por ejemplo, un desvió a causa de un bache grande provocó el impacto contra otro vehículo aparcado. Aunque sus acciones técnicamente causaron el accidente, fue la negligencia del propietario la que causó el accidente.
  • Si su lesión fue causada por un defecto de fabricación en su vehículo o el vehículo del otro conductor, el fabricante puede ser considerado responsable por no reparar el defecto. Por ejemplo, tal vez su acelerador tiene tendencia a atascarse o su airbag o cinturón de seguridad falla.
  • Si las acciones negligentes de terceros causaron su accidente automovilístico, como un equipo de construcción trabajando en la carretera o un peatón imprudente, éstos podrían ser considerados responsables legalmente. ¿Espera usted ser responsable si impacta contra una defensa por evitar golpear a un corredor descuidado que iba utilizando su teléfono celular? Por supuesto que no.

¿Cómo sabe si otra persona tiene un “deber de cuidado” para protegerle de las lesiones? La respuesta puede depender del momento, la situación y su relación con la persona, pero en la mayoría de los casos, cada estadounidense tiene el deber de actuar de una manera razonable para evitar dañar a otros. Cada conductor tiene el deber de cuidado de conducir con seguridad y responsabilidad, por lo que ignorar una luz roja, conducir a velocidades extremadamente altas y utilizar el teléfono durante la conducción, podrían ser considerados como violaciones de ese deber en el caso de un accidente. El deber de cuidado de un propietario se extiende a huéspedes, visitantes, clientes o cualquier persona que pueda acceder a la propiedad. Por lo tanto, un empresario tiene el deber de solventar un peligro en su estacionamiento y de advertir adecuadamente a los clientes sobre él peligro.

Por supuesto que hay muchas excepciones basadas en circunstancias. Por ejemplo, el deber de cuidado por lo general no se extiende a intrusos o personas que entran en una propiedad sin el conocimiento del dueño.

La clave es establecer si la otra parte involucrada en el accidente sabía, o debía haber sabido, de una condición que representara un riesgo previsible para usted u otros. ¿Hay algo mal con las circunstancias y deberían haber sabido sobre el peligro? Si puede demostrar que el demandado fue negligente en su deber de cuidado y que esta negligencia causó el accidente automovilístico que ocasionó su lesión, es probable que pueda recuperar los daños en su demanda. Sus daños totales pueden incluir compensación por gastos médicos, medicamentos y costos de tratamiento, daños a la propiedad, salarios perdidos, dolor y sufrimiento, entre otros.

En Pérez Halpern LLC, sabemos que una lesión puede hacerle pensar que su vida ya no será igual. Con la ayuda de nuestro gerente de empresa, nuestra abogada se dedica a trabajar estrechamente con usted para asegurar que reciba una compensación justa después de un accidente automovilístico y otros escenarios de lesiones personales. Llámenos para emplear nuestra amplia experiencia y nuestro enfoque de la ley de lesiones personales.

Share this on...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone